954 23 66 66

delito de lesiones
  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • Gmail

Nunca hay que llegar a las manos. Es el dogma de la sociedad civilizada. Pero no siempre se cumple. En ocasiones, una pelea o discusión puede llegar a alcanzar tal agresividad que las personas implicadas terminan utilizando la violencia física. Sobre todo, si hay alcohol de por medio.  Las secuelas que conlleva una paliza se consideran un delito de lesiones con graves consecuencias para el agresor: el ingreso en la cárcel. Desde Saldaña Abogados os explicamos las penas que el Código Penal impone en los casos de palizas y delito de lesiones. 

Palizas y delitos de lesiones: las secuelas físicas

La pena de prisión que conllevan las palizas y delito de lesiones depende de diversas circunstancias. Entre ellas,  la lesión que se produce a la víctima. 
La persona que recibe los golpes puede necesitar para la curación de las secuelas físicas más de una asistencia médica. En este caso, el agresor  se enfrenta a una pena de prisión de tres meses a tres años.  Una brecha con puntos de sutura, por ejemplo.  La víctima necesita un primera intervención para poner los puntos y la segunda para quitarlos.
No obstante, la simple vigilancia o seguimiento médico no tendrá la consideración de asistencia. En situaciones como ésta, estaremos ante un delito leve de lesiones. Propinar un guantazo está considerado como tal y  conlleva una pena de multa de uno a tres meses.
Si por la paliza, la víctima sufre la inutilidad o pérdida de un órgano o miembro principal la pena a aplicar será la prisión de 6 a 12 años. Los órganos o miembros principales son aquellos considerados vitales para la salud. Si ese miembro u órgano no es principal, como los dedos de la mano o los dientes,  la pena de prisión será de 3 a 6 años. 
Hay determinadas circunstancias que hacen que las palizas y delito de lesiones conlleve una pena de prisión de 2 a 5 años. Son las siguientes:

  • Utilización de armas u objetos peligrosos.
  • Ensañamiento o alevosía al provocar la lesión.
  • Que la víctima sea menor de 12 años o incapaz.
  • Que sea o haya sido esposa o pareja del agresor.
  • Una persona especialmente vulnerable.

Si la pelea se produce entre muchas personas estaríamos hablando de la riña tumultuaria.  Cuenta con una pena de prisión de tres meses a un año.

Agravantes y eximentes en palizas grupales

Existen circunstancias que agravan aún más la pena de cárcel el caso de las palizas y delito de lesiones. Son los denominados agravantes. Entre ellos, se encuentran: 

  • El abuso de superioridad o aprovechar las circunstancias del lugar.
  • Ejecutar el hecho mediante precio o recompensa.
  • Cometer el delito por motivos racistas o xenófobos.
  • Ser reincidente.

Sin embargo, otras circunstancias eximen de la pena o la atenúan. Son los eximentes. Algunos de ellos puden ser:

  • Que la persona no comprenda la ilucitud  de lo que hace.
  • Que se haya intoxicado por alcohol o drogas.
  • La legítima defensa.

Tendremos que estar atentos también a los daños que se produzcan en las cosas como consecuencia de la pelea.  Nos estaríamos adentrando en otro delito que es el de daños.


En Abogados Saldaña somos abogados especialistas en denuncias por palizas y delitos de lesiones. Estamos en Sevilla y la primera consulta es gratuita. Acude a nuestro despacho de abogados o ponte en contacto con nosotros a través del teléfono es el 954 23 67 67 o nuestra página web de abogados en Sevilla. Además, nos adaptamos a tus necesidades mediante una financiación a medida y sin intereses.
Para nosotros, lo más importante son nuestros clientes. Por eso, ponemos a tu servicio la experiencia, los conocimientos y los contactos que hemos ido construyendo a los largo de nuestros más de 40 años de ejercicio del Derecho.

Share This