954 23 66 66

  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • Gmail

Uno de los casos más mediáticos de nuestro país tuvo lugar en 2003. Los platós de televisión se convirtieron en improvisados tribunales donde se juzgaba a Juan Manuel Fernández, Farruquito. El joven, sin carné ni seguro, habría conducido por las calles de Sevilla, atropellando a un peatón y dándose a la fuga. Este caso puso en boca de todos a nuestro despacho, ya que Benito Saldaña se hizo cargo de la defensa del bailaor. Muchas fueron las críticas recibidas, muchas las entrevistas y apariciones en medios. Para nosotros se trataba de un caso más, un ciudadano que, como otro, necesitaba de una defensa justa.

Sin carné, sin seguro de automóvil y a gran velocidad

Así conducía el joven bailaor una noche de septiembre de 2003 por las calles de Sevilla. A su paso se cruzaba Benajmín Olalla, un peatón de 32 años que fue mortalmente atropellado. En ese momento comenzaba la pesadilla de dos familias, la de la víctima y la del acusado. El joven bailaor, que empezaba a despuntar en su arte, era juzgado no solo en los tribunales de Sevilla sino en todos los medios de comunicación de la geografía española y de medio mundo. Las condenas por los delitos de tráfico eran discutidas por abogados y legos en la materia e incluso se debatía y criticaba el papel de nuestro despacho como defensa de Montoya.

Una condena muy discutida

Sin embargo, y siempre con las leyes en la mano, a pesar del delito de homicidio imprudente y la fuga impidiendo el socorro, la condena de Farruquito fue de 16 meses que más tarde se elevaron a 3 años.

benito saldaña, farruquito, abogado de farruquito, condena de farruquito, abogado accidente, atropello, atropello moratal
  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • Gmail

El buen comportamiento del artista en las instalaciones penintenciarias le valieron un informe favorable que le permiteron la obtención del tercer grado.

El impago

Curiosamente, y al contrario, de lo que muchos habían  criticado, que el bailaor había obtenido una sentencia favorable por ser un artista conocido o haber pagado muy bien a su abogado, este despacho tuvo que denunciarlo por no pagar los honorarios a D. Benito Saldaña. Tras asegurar que había sido una confusión, el bailaor saldó sus cuentas con este bufete años más tarde.

 

 

 

 

Share This