954 23 66 66

accidente de trafico
  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • Gmail

            Que tengamos un accidente de tráfico es algo relativamente común en nuestras vidas, y si no hemos tenido uno alguna vez, seguro que conocemos a alguien que desgraciadamente lo ha sufrido.  Como no tenemos la obligación de soportar tan desagradable suceso, es común acudir a un abogado para reclamar lo que nos pertenece. Vamos a hacer un repaso actual al devenir de este proceso, mirándolo desde la óptica de la víctima, no del causante.

El parte de accidente         

Cuando sufrimos un accidente de tráfico, tendremos que prestar atención en cómo rellenamos el “parte amistoso”, pues deberemos redactarlo de la forma que más claramente se exponga quién ha sido el causante del accidente, y si no estamos de acuerdo con el otro conductor involucrado, nunca deberemos firmarlo, pues sería como dar nuestro consentimiento a lo que viene descrito en el mencionado parte.

Es conveniente llamar a la policía local o a la guardia civil, según los casos, para que realicen un atestado, aunque si los vehículos no entorpecen el tránsito, éstos no estarán obligados a acudir.  

El parte médico

Lo primero que debemos hacer es ir a un Hospital a que nos curen y diagnostiquen las posibles lesiones que padecemos. El parte médico que nos entreguen será nuestra “carta de presentación” ante la posible reclamación que en un futuro presentaremos a la compañía de seguros del vehículo contrario, por ello este paso es fundamental, sin mencionar la importancia que tiene que un especialista observe nuestro estado de salud.

Accidentado en hospital
  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • Gmail

 

Tenemos la obligación de dar parte a nuestro seguro telefónicamente, explicando cómo ha sucedido el accidente y los daños que presenta nuestro automóvil, ante lo cual, un perito de nuestra compañía o de la contraria acudirá para ver el estado del vehículo y certificar exactamente los daños que posee (como consejo, si quién viene es el perito de la compañía contraria, no está de más que fotografiemos nuestro coche, por si pudiera existir cualquier discrepancia).

Nuestra compañía de seguros nos pondrá un abogado para que negocie, y si existen discrepancias importantes con la aseguradora contraria, nos defienda en juicio solicitando el abono de la indemnización que nos corresponda.

¿Es necesario acudir a un abogado?

Aunque siempre es conveniente acudir a un abogado externo a la compañía, pues entre los seguros existen acuerdos previos para valorar económicamente las lesiones y los daños de nuestro vehículo, por lo que conseguiremos sacar más si a nuestro abogado no le ata ningún compromiso o acuerdo entre aseguradoras.

Ya que con la reforma del Código Penal del año de 2015 se despenalizaron los accidentes de circulación, con lo que ello suponía (a grandes rasgos, el asunto se llevaría en los Juzgados de Instrucción, y éstos facilitarían la elaboración del Informe médico pericial), aunque ciertos tipos de accidentes sí tendrán carácter penal y se seguirán llevando en este tipo de Juzgados (los ocasionados por conductas negligentes como estar bajo los efectos de alcohol o drogas, ir a gran velocidad, conducción temeraria, etc.),  ahora es necesario acudir a un perito médico, normalmente de pago, a fin de que realice un informe pericial sobre las lesiones ocasionadas. Posteriormente el abogado calculará la cuantía que corresponda como indemnización teniendo como base para ello el mencionado informe médico, que deberá ser obligatoriamente acompañado junto a la demanda que en su día se presente en los Juzgados de Primera Instancia.

Posibles indemnizaciones

En dicha demanda también podremos incluir la indemnización por los daños del vehículo, que dependerá del estado en que haya quedado. Si el vehículo ha quedado como “siniestro total”, se deberá calcular su valor venal, que es la consecuencia de una operación matemática entre el valor del vehículo nuevo, restándole un porcentaje que irá incrementando según los años de antigüedad del vehículo, y se le deberá añadir el valor de afección (dependerá de la dependencia que tengamos con dicho vehículo).

siniestro total, accidente, accidente de tráfico, accidente de coche
  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • Gmail

Lo conveniente es dirigir la demanda directamente contra la compañía aseguradora del vehículo responsable, ya que la Ley del Contrato de Seguro nos lo permite por medio de la institución de la “acción directa”, sin necesidad de demandar a la persona causante.

En la mayoría de este tipo de asuntos, siempre existe una negociación con la compañía aseguradora contraria, que dura desde antes de acudir al Juzgado hasta el mismo día del juicio (esto dependerá de cuanto estemos dispuestos a “apretar” a la compañía contraria y/o si las ofertas que nos realizan son buenas).

¿Cuánto me va a costar el abogado?

Como última cuestión, debemos señalar que si el abogado elegido es particular (no el que pone la compañía aseguradora propia), la minuta a abonar por el cliente suele ser un porcentaje de la indemnización que se consiga, que suele estar entre el 10% y el 15%. Tendremos que tener en cuenta que nuestra propia compañía de seguros pagará parte de la minuta de nuestro abogado, aunque sea particular, pues la mayoría de las compañías ofrecen con el seguro la cobertura de defensa jurídica y libre elección de letrado.  

Para más información en cuestiones de accidentes, pueden llamarnos al 954236666 y concertar una cita. La primera visita es gratuita.

 

Share This